Raquel Bollo se enfrenta al polígrafo