La pequeña Alejandra sí era consciente del primer cáncer de su madre: “Apuntaba las quimios en su calendario”