Alonso Caparrós: “Consumía lo suficiente como para matar a siete caballos”