Dulce se queda en blanco al dirigirse a Isabel Pantoja y Jorge Javier tiene que intervenir