Jimmy Giménez-Arnau y un político, entre los admiradores que escribían a Massiel