El polígrafo es determinante: Julián Contreras exagera sus problemas para que le llamen de la televisión