Leo reconoce que ver a sus hijas preocuparse por él le hundía todavía más