La escatológica pregunta del polígrafo a Maite Galdeano que a Jorge Javier le cuesta enunciar