La conexión más surrealista y desternillante de Maite Galdeano con sus perros como protagonistas