Marlène Mourreau, harta del fantasma que le hace madrugar, hace una sesión de espiritismo en su casa embrujada