Julián Contreras se enfrenta a la verdad absoluta: el sábado, frente al polígrafo