Masajes, miraditas y mucho tonteo: Luca y Cristina están cada día más cerca