Chiellini recurrió a una de las maldiciones más antiguas del fútbol: Gritó "Kiricocho" en los tres penaltis fallados de Inglaterra