El agarrón de Chiellini a Saka en la final: La tarjeta amarilla más clara de la Eurocopa