Las obras de arte que Christian Gálvez hacía con 24 años y que harían temblar a Da Vinci