Recuperamos las pruebas más surrealistas que vimos en 'Humor amarillo'