Lágrimas, traumas infantiles y humo en el cocinado de Sofía Suescun: “¡Está quemado!”