El papelón de Frigenti en la cena de Fani: halaga su casa, su vestido y su menú y es todo mentira