María llora desconsolada al reconocer a su madre biológica: "Yo nunca te abandoné, hija mía"