El asesino confeso de Valga sale del juzgado con la cara tapada