Un bar de Murcia prohíbe la entrada de los niños que no estén vigilados por sus padres