El síndrome de la cabaña tras el coronavirus: el miedo a salir