Los rebrotes ahuyentan al turismo: los viajeros hacen las maletas por miedo