Lo que diferencia la situación actual de la que vivimos en marzo: asintomáticos, personas más jóvenes contagiadas y baja presión al sistema sanitario