El sorprendente comentario de Sonsoles Ónega que toca el ego de sus colaboradores