Antonio David Flores y Rocío Carrasco, ¿una misma técnica para esquivar a Hacienda?