Sergio Ramos celebra su vuelta al entrenamiento con un caprichito de un millón y medio de euros