Con 7 días es suficiente: el cerebro interpreta descanso tras una semana de vacaciones