Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Luis y Paula, al desnudo

El acercamiento entre Paula y Luis es más que notable. Tras la ruptura de Omar y Paula, el torero se ha convertido en el confidente incondicional de la hawaiana y en su compañero de alcoba, hecho que ha desatado multitud de comentarios tanto dentro como fuera de Guadalix.
Besos, arrumacos, caricias y lluvia de elogios mutuos se suceden cada noche cuando Luis y Paula comparten cama. Una mezcla algo impactante ya que estos dos concursantes poseen una imagen antagónica pero, a pesar de las apariencias, puede que ambos tengan en común más de lo que creemos.
Para comenzar, tanto Luis como Paula no tienen ningún reparo en exhibir centímetros de su piel desnuda, y en buena medida, posando como auténticos profesionales frente al objetivo de una cámara, para la que intentan por todos los medios explotar su lado más sexy.
Paula se decanta por un topless que desmarca posicionando estratégicamente su brazo lleno de tatuajes, o dejando caer sus vaqueros para mostrar el trasero del que tan orgullosa está. Mientras, Luis prefiere posar en mil posturas diferentes exhibiendo torso hasta donde su zona pierde el nombre mediante todo tipo de prendas desabrochadas…
Por otro lado, a ambos les gusta repetir hasta la saciedad su discurso de presentación a la sociedad con los puntos que ellos consideran que deben quedar claros al público en general. Paula siempre se empeña en remarcar que es una persona muy auténtica con un pasado difícil del que ha aprendido lo dura que es la vida.
Por su parte, Luis no desaprovecha la oportunidad para recordar que posee alma de torero, aunque basándonos en las imágenes elegidas para su promoción, que muchos han catalogado de semi-eróticas, está claro que este concursante pretende dar cierto carácter moderno y metrosexual a su perfil de matador de toros. Desde luego, es la primera vez que veo que un video taurino sea enfocado a acentuar este tipo de planos, dejando sobre la mesa un posible nuevo concepto sobre dar la estocada final…
Pero, aunque Luis dentro de Gran Hermano 15 se muestre como un chico maduro con las cualidades suficientes como para pretender convertir en elegantes a las féminas de la casa mediante clases de comportamiento y vocabulario permitido, el torero no es tan rígido como quiere hacernos ver. Sus movimientos lentos y estudiados y su verborrea pseudo-psicoanalista nos trasladan la imagen de un viejo que vive en el cuerpo de un chico de 23 años al que no se le mueve ni el cuello de la camisa, pero fuera de los muros de Guadalix, el torero se muestra mucho más desenfrenado y acorde con su edad, demostrando que posee dotes para el baile comparables a las de Hugo Gh15…
A pesar de haber descubierto una faceta de Luis mucho más compatible a la de Paula, sigo pensando que entre estos dos concursantes únicamente existe cariño, y que en el caso de pasar a una siguiente fase en su relación, esta estaría guiada por el despecho y la estrategia en el juego.
Mientras, sólo me queda seguir esperando a que el melodrama del triángulo amoroso que amenaza con convertirse en cuarteto tenga como resultado final un regalo para Lucía a la altura de su paso por la casa, y que por fin se produzca esa esperada reconciliación, a todos los niveles, entre Omar y Paula.
Para cualquier información de interés sobre los temas que tratamos, podéis dirigiros al siguiente correo: info@kikohernandez.es  o visitar mi página web www.kikohernandez.es