Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Omar, a Paula: “Sólo vales para ir de cama en cama y para ir borracha a tu trabajo”

ghtelecinco.es
¿Recordáis la polémica surgida en Gh14 a raíz del “zorrasca” que Miriam dedicó a su compañera Leticia por acercarse a Igor? ¿Y del “zorra” que Indhira regaló a Carol en Gh11 que terminó con lanzamiento de agua y posterior expulsión? Pues esto es sólo un cuento para menores de tres años comparado con la sucesión de insultos degradantes de los que anoche fuimos testigos desde el 24 horas de Gran Hermano.
Todo sucedió ayer por la noche, cuando Yoli, Loli, Fran y Paula se encontraban agolpados frente a la cafetera. Durante una conversación sin importancia, Loli soltó “Además, la mía está rota, la puta” –refiriéndose a la cafetera que la de Puente Genil tiene en su casa-.
A dicho comentario, Paula añadió “La putanesca”. Fran, animado por la idea, sugirió: “Creía que había una alguna ahora aquí…” A lo que la hawaiana sentenció con un “No, ya se ha ido” Rompiendo el apoderado en una risa histriónica interminable.
Una anécdota sin más en la que no se nombró absolutamente a nadie, pero que desató la pelea más desagradable de la que he sido testigo en muchos años.
Debido a los comentarios que estaban surgiendo a raíz del arrebato de Paula, la hawaiana decidió contarle lo sucedido a Vitín, que en esos momentos se encontraba a un metro de ellos y con la antena puesta para no perder detalle.
Pero Vitín, como buen metemierda, no tardó en ir con el cuento a su amigo Omar, encendiendo así una mecha que sabe que pronto incendiaría la casa. Así pues, Vitín relató a Omar lo sucedido horas antes en la cocina, delante de Alfredo y Hugo –que a mitad de la conversación decidió irse-, produciéndose la siguiente conversación que, debido a su gravísimo contenido, paso a trascribiros de manera literal. 
Omar: “Por mis muertos que la hago llorar –refiriéndose a Paula-. Te lo juro, y estoy jurando. A mí me expulsan. Se caga. La … la cara. Con toda la cara que tiene de la ardilla de Ace Ige”
Vitín: “La otra está enmonada –refiriéndose a Paula-. Antes me ha dicho de broma, que como no venga alcohol y tabaco se va a morir”
Omar: “Es una alcohólica. Una borracha”
Vitín: “Yo le he dicho que como tenga que dedicar su vida al alcohol y al tabaco, mal va. Y me ha dicho que es broma, que tiene sed de agua”
Omar: “Aquí nos matamos. Nos liamos a puñetazos, hazme caso. La hago llorar, te lo juro que la hago llorar”
Vitín: “Yo me pongo en tu lugar, a mí me dicen algo de mi novia y la parto en 37 cachos. Pero vamos a pararnos un rato, que estamos todos muy nerviosos. Estamos totalmente idos de la olla”
Omar: “A una niñata de 20 años la cojo y la crujo. La voy a decir, la única puta y la única borracha que hay en la casa eres tú, ¿vale? Que sólo vales para meterte de cama en cama y para ir borracha a tu trabajo”
Vitín: ¿Por lo que contó un día, que se durmió?
Omar: “Que se durmió no. Iba borracha al trabajo”
Alfredo: “¿Fui yo el único que el día que entremos, cuando la disteis dos besos, notó el olor a alcohol que llevaba encima? Te lo juro por mi madre, un olor a alcohol… Madre mía. Te lo juro Vitín que un pestazo a alcohol que flipas. Lo que has dicho de alcohólica, lo he pensado para mí desde el primer momento”
Omar: “Cuando se reventó –refiriéndose a la caída que sufrió Paula durante una de las fiestas en la casa-, que no iba borracha… Si no podía ni hablar, cacho puta. Y decía que no… Aparte es una despechada. La voy a decir, eres una borracha. Encima de puta, borracha. Lo tienes todo guapa. La voy a decir, eres una señorita de la calle, que hace la calle…”
Una sucesión de tremendas acusaciones sin precedentes, en las que Omar con la ayuda inestimable de Alfredo, no dudaron en crear un perfil de su compañera de concurso a la que achacaban de adicción al alcohol, de acudir ebria a su puesto de trabajo, y de la profesión más antigua del mundo. Ahí es nada…
Minutos más tarde, Omar encontró el momento adecuado para llevar a cabo su venganza encontrando a Paula en uno de los dormitorios en los que Loli se encontraba acostada, pero despierta.
Así, el de Carabanchel entró a matar y, aunque nos perdimos el comienzo de la conversación entre ambos, es fácil imaginar cuales fueron las primeras palabras que Omar dirigió a la hawaiana, a la que continuó diciendo: “Igual que se lo dices a ella te lo digo yo a ti. Bromas se las haces a quien les dejes o a quien te lo permita. Que te vayas a operar las tetas y que te vayas de cama en cama, que es para lo único que vales, para eso y para emborracharte”
Paula, algo descolocada por el encontronazo, contestó a su ex-enamorado: “No me cuentes tu puta vida”. Pero Omar no dudó en apuntillar: “No, la puta eres tú, otra vez te lo vuelvo a repetir”.
Ante semejante ataque y derribo, la hawaiana intentó calmar los ánimos y disculparse con Omar por su comentario: “Si ha sido una broma, he pedido perdón ya. Si te lo quieres tomar de esta manera, lo siento mucho, pero yo no lo he hecho con esa intención. Que a mí no me tienes que llamar puta, yo a ti te puedo llamar de todo y no te lo voy a llamar. Ni soy una puta, ni se lo he querido decir a ella, y estoy muy feliz.”
Pero Omar no tenía ninguna intención en aceptar sus disculpas por una palabra que fue vertida al aire, y siguió con su plan establecido: “A mí me suda la polla lo que tú me llames porque yo estoy aquí para defenderme. Estarás muy feliz, igual que cuando te tomas las cuatro copas. Y te lo digo una vez, que a mí me suda la polla que me expulsen, ¿eh?”
Paula, al ver que su intento a firmar la paz era tirada por el retrete, decidió atacar a su contrincante: “Tú me acabas de decir una cosa tres veces peor de lo que he dicho yo, y yo no te voy a montar ningún pollo. Me has llamado puta. ¿Tú te has visto la cara? ¿Con esa cara me vas a llamar puta a mí?”
Omar, por su parte, decidió optar por el juego sucio y sacar a relucir los momentos de intimidad que habían compartido de una manera denigrante para humillar a la mujer con la que había compartido cama hasta hace unas semanas: “Con esa cara estabas ahí hace una semana. Me vas a venir con historias ahora de niñata. Me paso tus niñatadas por la…así…así me las paso… igual que tú hacías antes…”
Enfrascados en un círculo vicioso, Paula intentó de nuevo pedir perdón al de Carabanchel: “En cuanto lo he dicho me he empezado a reír porque me he dado cuenta de lo que había dicho. Lo siento. Tengo un sentido del humor bastante penoso”. Pero sus disculpas de nuevo cayeron en saco roto, dejando Omar claro lo que piensa sobre ella: “A mí no me tienes que pedir perdón. Tienes que tener un poquito más de cabeza. A lo mejor es el tinte que se te está metiendo dentro y no te deja pensar bien”.
Las palabras se quedan cortas para poder expresar lo que realmente pienso sobre el comportamiento machista de varios de los animales de dos patas que habitan en esa casa a los que no les tiembla el pulso a la hora de denigrar la imagen de la mujer de manera general o específica.
Son muchas las conversaciones que los asiduos al 24 horas hemos escuchado de boca de este trío con las que nos hemos echado las manos a la cabeza, y es que, la mentalidad retrógrada de Alfredo, la actitud de reprimido de Vitín y el machismo empedernido de Omar son un auténtico cóctel molotov.
En las redes sociales, muchos intentan quitar hierro a los insultos vertidos por estos energúmenos, apuntando a Paula como la primera en comenzar esta guerra con su “putanesca”, y no puedo estar menos de acuerdo con ello.
¿En cuántas ocasiones hemos escuchado a Omar refiriéndose al comportamiento de Paula como “puterio” por dormir con Luis y bailar con varios de sus compañeros durante las fiestas? ¿Cuántas veces hemos escuchado a Omar y a Vitín describir a Yoli como una calientabraguetas por intentar algo con el primo y abrazarse a Vitín? He perdido ya la cuenta, por lo que este ataque denigrante me parece más que injustificado.
Dejando de lado el comportamiento repulsivo de Omar que debería tener graves consecuencias, no hay que pasar por alto que Vitín no se queda atrás. Como sus expectativas con Yoli únicamente tomaron forma en su mente, el de Carabanchel no ha dudado en tachar de butater a la de Albacete como venganza de su despecho y, no satisfecho con ello, incita a que su amigo haga lo mismo con Paula.
Sin olvidarnos de Fran, que hace las veces de consejero bonachón y no es más que un mentiroso y manipulador que siempre está dispuesto a empeorar cualquiera de las situaciones que se den en a casa.
Anoche llevó a cabo la última de sus hazañas. Después de haber dado pie a Paula en su comentario y haber estado riéndose con su ocurrencia, el apoderado tuvo las narices de decir a Omar que le habían parecido muy fuertes las palabras de Paula, que Omar había reaccionado de manera caballerosa y que la hawaiana en realidad expresó en alto el superlativo de la profesión más antigua del mundo que él era incapaz de reproducir, pero que a Paula le salió del alma. ¡De traca!
Pero igual de condenable me parece la actitud de Azahara, que observaba en silencio cómo Omar hacía alusión al puterío que hay en esa casa, de nuevo haciendo alusión a Paula. Pero la de la fobia social no se da por ofendida, es más, asegura que las palabras de su compañero no le afectan porque eso son cosas de ellos y ella no se mete. Según sus propias palabras: “Yo por lo de puterio no me afecto, porque sabemos por quién va”.
Vamos, que si le cantan la canción de Chayanne “Torero” se encierra en el baño y se echa al suelo a llorar desconsolada porque le recuerda a los pobres animales que mueren en las plazas, pero si un niñato llama puta a una de sus compañeras, no pasa nada.
Soy el primero que defiende los derechos de los animales a capa y espada, pero me parece de lo más patético e incoherente que una persona se rasgue las vestiduras si alguien osa pisar las hormigas del jardín y luego se muestre impasible ante insultos machistas y denigrantes hacia la mujer.
En definitiva, que a partir de ahora creo conveniente que comiencen los trámites necesarios para nombrar a algunos de los concursantes de Guadalix como especies en peligro de extinción, porque la fauna que habita dentro de esos muros no se encuentra ni en los mejores zoos.
Para cualquier información de interés sobre los temas que tratamos, podéis dirigiros al siguiente correo o visitar mi página web