Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Todo vale para que tu hija no sufra?

Que te digan que tu hija de 16 años ha fallecido es el golpe más duro que unos padres pueden recibir, pero si encima descubres que la madre de tu hija no ha hecho nada para salvarla, el dolor se hace insoportable. Esto es lo que le sucede a Juan. Ha descubierto que su hija murió porque su madre no le auxilió.