Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Audi RS7 Performance, exclusivo y dinámico

Cuando un vehículo sale de las instalaciones de Audi con las siglas RS en su trasera es porque se trata de un modelo de prestaciones top. No en vano estas dos letras son la abreviatura de Rennsport, deporte de carreras en alemán. Pues preparaos porque hoy os traemos una máquina que quiere estar un paso por encima de ese título. Su nombre Audi RS7 Performance.

Se trata de un modelo que toma como base al súper deportivo RS7 Sportback pero al que se ha tratado de mejorar para convertirlo en un coche aún más exclusivo, dinámico y potente.

El motor es el V8 TFSI de 4 litros pero potenciado con 45 caballos más hasta alcanzar los 605 de esta versión Performance. Además este modelo contará con una función específica del overboost que pone todo el par a disposición del conductor durante un breve espacio de tiempo. Podremos también elegir la limitación de la velocidad máxima a 250, 280 o 305 km/h.

Para domar semejantes cifras contaremos con la ayuda de una caja de cambios Tiptronic de ocho velocidades y, por supuesto, con la tracción quattro permanente. Además, incorpora de serie una suspensión neumática con ajuste específico.

Exteriormente está pensado para ofrecernos una imagen de máxima deportividad con detalles específicos en titanio en el marco de la parrilla, en las tomas de aire delanteras, en el difusor frontal y en las molduras de las ventanillas.

Su interior se parece mucho al de un RS7 normal. Los acabados tienen una factura impecable y cuenta de serie con los asientos deportivos RS en cuero. Además, resultan muy vistosas las inserciones de carbono que le dan un carácter deportivo y diferenciador. Y el broche de oro en la instrumentación, la ponen los relojes con esfera negra y agujas rojas.

En cuanto al equipamiento de serie incluye climatizador automático de cuatro zonas, sistema de navegación plus y un potente equipo de sonido. El sistema Audi Connect también es de serie y ofrece múltiples servicios online, además de una red Wifi interna en el vehículo que permite la conexión de dispositivos a internet.

Se trata del coche ideal para el que quiera tener las prestaciones de un Ferrari, porque apenas es tres décimas más lento en el 0 a 100 que un 458 Italia, y combinarla con la versatilidad de una gran berlina con un buen maletero y un consumo medio de 9,5 litros.

Pero tener un deportivo radical y una cómoda berlina en una sola plaza de garaje tiene un precio, concretamente 152.000 euros.