Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lucía, tras un amago de abandono de la entrevista, desvela su versión sobre su estancia en 'Supervivientes' con Kiko

En 'Supervivientes: Conexión Honduras' se ha vivido un tenso momento con Lucía Pariente. La exconcursante del reality que ha sido expulsada en su visita a Honduras como "fantasma del presente", ha decidido dejar el plató antes de realizar la entrevista que estaba programada por haber escuchado a Nagore decir que su hija Alba Carrillo es "igual de esquizofrénica que su madre". Sin embargo, después de que el equipo del programa de Telecinco hablase con ella, Lucía ha rectificado y ha desvelado su verdad sobre su experiencia con Kiko en la casita del árbol. 

Lucía Pariente, la madre de Alba Carrillo, es una mujer de carácter y así lo ha dejado patente en numerosas ocasiones en Supervivientes 2017. Esta vez, después de escuchar un desafortunado comentario de Nagore por el que esta le ha pedido disculpas a posteriori y Lucía las ha aceptado, ha querido abandonar el programa antes de que Sandra Barneda realizase la entrevista. Sin embargo, al final Lucía ha aceptado quedarse y desvelar su verdad sobre su estancia en la casa del árbol con Kiko. Lucía ha contado que ella fue con otra actitud diferente a su primera experiencia para enmendar los errores del pasado en 'Supervivientes', pero que Kiko le hizo la vida imposible y que eso no se ha visto. La exconcursante ha explicado que le picaron tantos bichos que se moría del dolor y le suplicó de rodillas al novio de Gloria Camila que fuesen al mar a bañarse y este le dijo que se buscase una ocupación. Esto a Lucía le enervó mucho, pero solo fue la cúspide de los sucesos acaecidos los días anteriores en los que comenzó a tener roces con Kiko.  “Me habrán traicionado las formas pero no retiro nada de lo que dije”, ha señalado una afectada Lucía Pariente tras su paso por el reality.
¿Alejandro consigue recuperar a Laura con una noche de hotel?
La amistad entre estos dos supervivientes ha tenido más subidas y bajadas que una montaña rusa, pero parece que una ducha con agua dulce, una cama doble XXL y una cena con todos los lujos pagados hace perdonar y olvidar cualquier cosa... Alejandro Caracuel ha ganado la prueba de recompensa de esta semana y dado que era para compartir con alguien, el concursante del reality ha elegido que esta persona sea Laura, una de las primeras finalistas de Supervivientes. La hija de Kiko Matamoros daba saltos de alegría y temblaba imaginando su noche de placer  y relax, individual por supuesto, con Alejandro. 
Con lo buena que están las pizzas... ¡la de conflictos que generan!
Una inofensiva y suculenta pizza es capaz de hacer que los supervivientes pequen de ambiciosos. Pongámonos en situación porque esta historia ha dado para largo: Laura Matamoros y Alba Carrillo tenían la misión de ir al totém. Una vez allí vieron la suculenta pizza gigante y, a pesar de que podían subir a ver qué había en el segundo tótem, Alba convenció a Laura de que la mejor opción era que ellas se comiesen la pizza y no la compartiesen con nadie. Lo peor de todo esto es que los chicos en la isla habían recibido un pergamino en el que les aclaraban que en el tótem al que iban sus compañeras había una pizza y en el segundo un chisquero, por lo que daban por hecho que traerían algo bueno de cualquier forma. Hasta aquí la primera parte.
El momento de los remordimientos y el conflicto final
Después de comerse la pizza sentaditas en la orilla del caribe, ambas pusieron rumbo a su playa. Allí las esperaban unos incrédulos compañeros que desde luego, no se esperaban que pasase nada de esto. Sin embargo, en cuanto se enteraron de que se habían zampado la pizza solitas, no tardaron en reprocharles su actitud, sobre todo Iván. El extronista comenzó echándoles en cara que ellas se quejasen del isotónico que se bebe él y acabó advirtiendo a Laura Matamoros. "Yo también puedo estar en la final y ganarte en tu cara", le ha dicho Iván gritando a Laura. Además, Iván tenía tal enfado que no ha dudado en irse a criticarles con su soledad a otra parte de la playa: "Me están poniendo negro estas dos vagas y los dos calzonazos".
"La mar está fresquibiris, fresquibiris, fresquibiris..." ¡El momentazo de la noche corre a cargo de Kiko!
'Supervivientes' ha sometido a una prueba de recompensa a Kiko y a María Lapiedra y ¡cómo nos ha gustado el juego! María tenía que cantar la canción de 'La mar fresquibiris' y Kiko interpretarla. Si pensábamos que todos los pases de baile estaban ya inventados, estábamos equivocados. Kiko ha creado la nueva coreografía del verano mientras Gloria Camila no daba crédito ante tal momentazo. Además, se han repasado los días de María Lapiedra en el reality y, a pesar haber tenido que vivir con Kiko el desagradrable momento en el que él se rebaña el dedo con un machete abriendo un coco, parece que María se ha adaptado muy bien a la isla.
Iván y José Luis pillados hablando de Alejandro Caracuel: “No te fíes, yo la le calé”
Los concursantes de 'Supervivientes', Iván y José Luis, han sido grabados infraganti poniendo verde a Alejandro Caracuel. José Luis ha asegurado que él ya se dio cuenta de que no se podía confiar en él e Iván ha comentado con mucho retintín que no está en ningún bando y que eso no le gustaba. Por su parte, Alejandro se lamenta porque cree que ha sido un tonto por confiar en ellos dos después de que el pasado jueves en la palapa Iván le nominase y escuchase unas críticas de José Luis hacia él en un vídeo.
Ver más de: