Teresa sobrevivió a las 12 puñaladas que le asestó su maltratador