Si tienes el pelo graso... ¡Olvídate del agua caliente!