El truco de Pelayo para el mal de amores: ¡raparse el pelo!