El seleccionador de Corea del Sur cambia los dorsales a sus jugadores para despistar a los informadores de Suecia