El Robbie Williams, más rebelde: Inaugura el Mundial… ¡con peineta incluida!