Imágenes inéditas: Estela y Kiko se reconcilian entre pullas y dardos envenenados