La asombrosa casualidad en una pregunta a David: “Te juro que es coincidencia”