El error de David Leo con un refrán: “Menos mal que no he dicho que no mama”