El fallo del que David se avergüenza: “Ese es mi negociado”