Romero reconoce que no dijo a su médico que estuvo en contacto con pacientes con ébola