Los okupas de casas de lujo escriben una carta a sus vecinos: "No somos yonkies"