Anne Germain: "Los espíritus no deciden. Pueden gritar pero puedo decidir ignorarles"