Las cartas de amor entre el asesino confeso y la viuda que encargó el crimen de Patraix