Carmen Tello, una madrina de lujo