Consuelo Alcalá, muy feliz