Crimen de Susqueda: así llegaron los Mossos hasta el coche blanco de Jordi Magentí