La Guardia Civil ha detenido a un hombre que estaba obsesionado con la madre de Gabriel